Sección con pechina

Empecé a trabajar hace algunas semanas en un encargo poco habitual que entregué ayer, víspera de San Juan. Un buen amigo me propuso crear con una impresionante sección de árbol el sobre de… Sigue leyendo

El zen de las cosas en la escuela / Zen of things at school

Hemos llevado algunos de los peces producidos en el taller a la escuela de nuestra hija pequeña. Cada niño y niña ha pintado el suyo. El resultado es este que os muestro. Ha… Sigue leyendo

Procesos

A veces, cuando creo, tengo la sensación de estar sacando algo que ha caído en un pozo profundo y, a tientas, intento coger con las puntas de los dedos ese algo resbaladizo e… Sigue leyendo

La pluma

Esta pieza surgió de manera inapelable. Se presentó con gran rotundidad, casi con clarividencia. No fueron necesarios grandes dibujos previos, sólo un esbozo ligero. Emergió de la madera casi por necesidad, con grandes… Sigue leyendo

Mi cuenco de mendigar

La mendicidad ha sido para los monjes y desde los principios del Budismo, una manera de conseguir sustento. En Japón esta práctica se llama takuhatsu. El monje anda por los caminos y calles… Sigue leyendo

Calado hasta el tuétano

Este trabajo se basa en un haiku de mi querido Taneda Santôka, quizá el último de los mojes errantes de Japón y poeta maldito, muerto en 1940. Es un haiku que trata de… Sigue leyendo

Expuesto

El taller es un ambiente controlado donde crece y se desarrolla, como si fuese una planta delicada, la obra. Tiene el punto justo de humedad y temperatura, un ritmo pausado al resguardo de… Sigue leyendo

Exposición “Gúbia i Pinzell”

Tenemos prevista nuestra presencia en una exposición colectiva que se inaugura el día 8 de febrero en la Sala d’ Exposicions d’ Arenys de Munt (Barcelona) y que durará hasta el día 16… Sigue leyendo

Ratones trabajando

Issa escribió un haiku que hablaba de ratones, también hablaba de luciérnagas. Sobre este tema, mi amigo, Michel Sama, pintó un cuadro. Me contaba que estos dos pequeños animales para Issa representaban dos… Sigue leyendo

¡Qué noche de luna!

El poeta de haikus, observador atento de los sucesos más leves, capaz de conmoverse y nutrirse con la cotidianidad, se detiene desconcertado ante la gran muerte. Sobre la reencarnación no se pronuncia, sólo… Sigue leyendo