Making of El zen de las cosas

Las imágenes detrás de las imágenes

El próximo sábado cumplimos dos meses. Dos meses de puro vértigo. Las piezas, su viaje desde el otro lado del mundo, desempaquetarlas, comprobar su estado y hundirnos en su belleza, ubicarlas, hallar el encuadre perfecto, fotografiarlas y rezar porque las fotos consigan transmitir su esencia.

Buscar escenarios en el exterior, soportar el calor, los mosquitos y el peso de un bebé dormido mientras trepas por un saliente cubierto de musgo y cruzas los dedos por no acabar dentro de una poza.

Preparar un té con todo el cuidado del mundo y dejar las hojas húmedas listas para una sesión y comprobar que el bebé dormido, que ahora está despierto, ha metido la zarpita en el gaiwan y se las está comiendo.

 

Conseguir una foto magnífica, con un precioso foco de luz y unos colores densos y perfectos y darte cuenta cuando estás a punto de colgarla en la web de que hay una manita diminuta en la parte inferior derecha.

Estas son las imágenes detrás de las imágenes (y hay decenas más) esos incidentes deliciosos que hacen que recuerdes los días duros con una sonrisa.

Premio para quien encuentre primero el zen de las cosas…

Porque detrás de Zen of Things hay personas, personas entusiastas, con talento y llenas de ilusión, pero también hay personas pequeñas que las han acompañado y que han hecho de este proyecto algo auténtico y espontáneo.

Elm y la mariposa azul

Lila y la taza de Mao Jian

Queremos daros las gracias a todos: a Miquel y a Quim por su profesionalidad y por su esfuerzo, a Teresa por echarnos una mano con los niños cuando las manos nos faltaban, a Fran y a Loli que son los mecenas más fabulosos que podríamos tener, a todos los amigos y familiares que nos han alentado y sobre todo a nuestros tres hijos, que son el motivo principal por el que este proyecto está en marcha, que son nuestra alegría y nuestro norte y que han tenido que soportar muchas horas de intenso “rodaje”.

Txus y Òria en la puerta de nuestro taller

Anuncios